El mundo contemporáneo está lleno de tensiones políticas; en algunos países se ha establecido la izquierda y en otros como Inglaterra ha triunfado las políticas de derecha como el Brexit o la extrema derecha que gobierna actualmente a los Estados Unidos. La imagen de un Hitler que dormita en un barco resume para mi varias de estas tensiones, las cuales se han mantenido después de la segunda guerra mundial, la extrema derecha ha representado en sus más importantes manifestaciones, masacres, desplazamiento, guerra de estado, fuerza bruta contra grupos terroristas. Pero esta imagen busca ir más allá de esto, el personaje duerme, toma una siesta y sueña. El ocio de Hitler es quizá su estado más aterrorizante. El retrato de un durmiente pierde toda connotación moral, siendo quizá una estrategia para llegar a su más cercana representación.

Para esta participación en el festival de video del centro esta imagen se convierte, en la inversión de una operación que se plantea en donde las personas venden dvds de películas de acción, la mayoría de ellas de Hollywood. Lo que veo que sucede en estos espacios es que los vendedores usan las películas de acción, lo que de alguna forma pone de manifiesto o enfila estos contenidos como parte de la industria de la guerra.
Back to Top