Sin Título
Escultura e Instalación
1.9 x 2.75 x 2.75 m.
2014 - 2016

Gran parte del trabajo del artista caleño Ivan Tovar gira en torno a la valoración de los espacios y los elementos usados por los humanos para habitar diversos territorios. Es así como, tras visitar una ladrillera artesanal en el pueblo vallecaucano de Candelaria, notó que le procesos de mantener activo este complejo demostraba la imbricada relación que existe ente e fuego y la arquitectura. A partir de esta constatación dio inicio al proyecto Todos Los fuegos El Fuego, de donde procede la obra Sin título (Iglú), una estructura edificada con bloque s de arcilla imperfectos e iluminada en su interior con un bombillo de bajo voltaje.

A pesar de que un su forma transmite una idea de protección y abrigo, al ser elaborada con material derivado de errores industriales, la obra resalta las dificultades de la labor constructiva. Con este objeto, Tovar nos obliga a mirar hacia nuestra deliberada omisión de la transitoriedad y fragilidad de los lugar donde vivimos. Así mismo, nos recuerda la frustración que sentimos cuando vemos caer una construcción arquitectónica.

La forma de iglú puede ser interpretada en clave de crítica antropológica pues, como recuerda el critico Breyner Huertas, mediante la construcción de una vivienda de hielo que habrá de desaparecer luego de ser abandonada, los esquimales habitan sin alterar unos territorios altamente dependientes de la variación climática. Así, al construir una escultura con materiales que aspiran a la permanencia, pero que están dañados, Tovar recuerda nuestra obsesión con la posición del territorio, para asentarnos y de paso, devastarlo.

Texto extraído del AÚN 44 Salón Nacional de Artistas, página 158